Restaurantes que sí

A tenor de mi penúltimo post, podría parecer que me he vuelto un abuelo cebolleta, gruñón y cascarrabias. Aunque no dudo que llegaré a serlo, tiempo al tiempo, todavía sé…