El Procès contra Ayela

La entrada a Barcelona era, como de costumbre, fastidiosamente lenta. Uno puede tardar veinte minutos desde, pongamos, un pueblo a treinta kilómetros de distancia y dilatarse media hora en vencer…