La Calèndula

La navaja de Iolanda
La navaja de Iolanda

Los cocineros con propuestas personales son el trébol de cuatro hojas. Encontrarlos es la excepción. Existen demasiadas cartas que huelen a copia.

Ante el ataque de los clones, Iolanda Bustos responde con flores. Su restaurante, La Calèndula, ha sido una de las aperturas más refrescantes de este año.

Carpaccio de sepia
Carpaccio de sepia

Más allá del sabor y la estética –Iolanda emplata con arte– uno se alegra de encontrar un lenguaje.

Lo fácil es decir que Iolanda cocina con flores. Pero Iolanda cocina con todo. Su recetario es delicado, preciosista y sabroso. Las flores son el acento.

Arroz Nemo

Son memorables los mejillones a la brasa con muselina de azafrán; el huevo merengado con trufa y duxelle de seta de cardo y rebozuelos o el carpaccio de piña infusionada en hibisco y helado de hierbaluisa.

Juegan a otra liga la navaja al vapor con aire de miso, begonias, tapioca e hinojo; el carpaccio de sepia y el arroz Nemo –mejor que cualquier otro arroz con sabor a mar que yo haya comido–.

Visitar el restaurante y el Hotel del Teatre de Regencós es balsámico. Uno desearía quedarse para siempre y comprende que la cocinera dejara Girona por su amado Empordà.

 

 

Procuro no escribir con la boca llena.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.