Contra criticones y reaccionarios…

IMG_1182

“Cada día, algo nuevo. Avancemos un paso más”, parece decir la cocina de vanguardia, llamémosle Tecnoemocional. Te sorprenderá el Paisaje Nórdico de Albert Adrià, la Comtessa de Espárragos de los hermanos Roca, el Mar de Paco Pérez, la Ensalada Tibia de Tuétanos de Verdura de Martín Berasategui… Te culturizarás, aprenderás, asimilarás nuevos horizontes transitando caminos del gusto que ayer no existían, no estaban ahí. Tu mente, estimulada, excitada, sofisticada, se eleva.

Y mientras tanto, en el otro lado del ring…

Criticones y reaccionarios destriparán cada nueva apertura, negarán cada nueva propuesta gastronómica, probablemente sin haberla probado.

Un pretendido acercamiento al “producto” desnudo, a la simpleza culinaria, defendiendo su deriva o inmovilismo como sabiduría esencial, como “autenticidad”.

Reaccionarios y criticones se esconderán tras aceitosas barricadas de patatas bravas. Dispararán con huesos de aceitunas rancias. Combatirán cualquier avance, sin reflexión. “Cualquier tiempo pasado fue mejor”.

Escribe Arenós: “Dadle a Adrià”. Pero dadle fuerte, que siempre se levanta.

Escribe Agulló “Creemos entonces en el imperativo categórico de la investigación y la creación, y lo creemos, si queréis, desde el egoísmo, porque no quisiéramos acabar muriendo sobre una fuente inacabable de aburridas lentejas con chorizo”.

Criticones, reaccionarios… haced algo, atreveos a crear. A encontrar una nueva vibración o una nueva libación.

Atreveos a sentir o a interpretar

O quedad atrapados, sin posibilidad de avanzar, con los pies embarrados en una inmensa fuente de mayonesa.

Procuro no escribir con la boca llena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.