Bohèmic: el bistró de las mil caras

IMG_2553

Cada vez que un gurú proclama que la crisis esconde oportunidades debería caerle una marmita en la cabeza.

Francesc Gimeno, Mandu, lleva buscando las oportunidades ocultas en la crisis desde que empezó la debacle. Y ha probado todas las fórmulas.

Atrás quedan los menús degustación. Bienvenida la fórmula barato-pero-bueno-en-local-que-cambia-de-cara-a-lo-largo-del-día.

Así será el nuevo Bohèmic: desayunos de tenedor por la mañana, platillos y raciones a mediodía, cócteles afterwork y cenas informales, vermuteo los sábados y domingos.

Dice Francesc que ya no ejerce con creatividad. No entraré en ese debate, él sabrá qué hace en su cocina. Yo me limito a disfrutar como un enano con cada plato.

Buena ensalada de cangrejo real. Sabroso y elegante canelón de pollo del Prat rustido, cubierto de una emulsión de Comté. Muy buen bonito en escabeche (arriba) con crema de boniato: sencillo, ingenioso, creativo (lo siento, Mandu). Deliciosa versión del pastel borracho, pasado por el tamiz de la mente eléctrica del cocinero, potente de alcohol.

Dejo para el final del texto un platazo espectacular, antológico, aunque llega durante la parte central del banquete. El risotto de pistons, trufa negra y espuma de Tou dels Til·lers. Pido media ración, pero me habría comido dos. O tres. O cuatro.

Bohèmic deja de ser un restaurante para ser el bistro à ma façon de Francesc Gimeno.

Esperemos que sea la oportunidad oculta en la crisis.

Próximamente habrá una crónica completa en QuèFem?

 

[tabs] [tab title=”Bohèmic”]

Carrer de Manso, 42. BCN

934 24 06 28

Precio medio: €30

[/tab][/tabs]

Procuro no escribir con la boca llena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.